TU PRESUPUESTO INMEDIATO

Nuestro blog
Consejos y soluciones en ventanas y cerramientos
Sistemas de apertura para ventanas y puertas. En este entrada te mostramos los diferentes tipos.

Sistemas de apertura para ventanas y puertas

Los sistemas de apertura para ventanas y puertas son un factor muy importante. Cuando deseamos unas ventanas nuevas es fundamental elegir el sistema de apertura de cada una de ellas de manera independiente. Cada puerta o ventana está ubicada en un espacio y ese espacio, tiene un uso. Elegir el sistema de apertura nos ayudara a aprovechar mejor el espacio o mejorar el aislamiento, por lo tanto, es un aspecto que mejorara nuestro confort.

 

Grupos dentro de los sistemas de apertura para ventanas y puertas

Los sistemas de apertura para ventanas y puertas están divididos en dos grandes grupos y estos a su vez en otros. La principal diferencia de estos dos grupos es la forma en que se abren las hojas. Estos, son los que se conocen como «ventanas practicables» y «ventanas deslizantes». Ambos sistemas, son perfectos para ventanas de PVC o aluminio, por lo que podremos optar a ellos sin problemas.

Las ventanas practicables son las de apertura clásica, las ventanas deslizantes o corredera, son las que una o varias hojas se deslizan sobre un carril. Una vez conocida la principal diferencia, veamos estos sistemas de apertura con mayor detalle.

 

Sistemas de apertura practicable o abatible.

Este sistema es el más antiguo y común. Es el sistema de apertura que proporciona mayor aislamiento por ser un cierre estanco. Su desventaja frente a otros sistemas es el espacio despejado que es necesario para que puertas o ventanas sean abiertas. Este tipo de sistema se puede utilizar de forma horizontal o vertical.
Sistemas de apertura para ventanas y puertas abatibles u oscilobatientes. Imagen descriptiva.
El sistema vertical o abatible es el más utilizado para ventanas y puertas. En cambio, el sistema horizontal no se utiliza para puertas y es menos frecuente. A estas últimas se las denomina proyectantes, son muy recomendables en pasillos altos y estrechos con ventanas por encima de la altura de la cabeza. También están las pivotantes que se abren o pivotan sobre un eje a la mitad de la altura de la ventana.

Gracias a este sistema y debido a los avances en la complejidad de perfiles y bisagras, hay otro tipo de sistema que se deriva de la unión de estos dos. A este sistema se le conoce como ventanas oscilobatientes, este sistema es el doble de versátil, y el precio es casi el mismo. Permite abrir las puertas o ventanas al completo o solo abrir la parte superior para ventilar la estancia.

 

Sistemas de apertura deslizantes o corredera

Hoy este sistema es muy habitual encontrarlo en pisos. Es muy cómodo para la apertura de ventanas y puertas en todo tipo de situaciones, ya que no exige espacio despejado de apertura. Por lo tanto, pueden estar detrás de un sofá o a 50 cm de una mesa y poder pasar o abrir para ventilar. Su desventaja es que es menos aislante.

El clásico sistema deslizante o deslizamiento sobre rodillos necesita un espacio mínimo por lo que, no es estanco. Aunque, marcas como Kömmerling han mejorado mucho y hay variantes que disponen de avances para reducir las pérdidas de energía.

En los sistemas de corredera tenemos el sistema de corredera tradicional. En él, las ventanas de deslizan por unos rodillos y las juntas de unión son de cepillo (ese felpudo de las juntas de cierre). Por lo tanto, no son muy aislantes y hay perdida de energía. Hoy hay sistemas más avanzados que proporcionan mayor aislamiento, aunque su precio es mayor.

 

Sistemas deslizantes o corredera avanzados

Debido a los avances y a la necesidad de mayor aislamiento el sistema de corredera tradicional ha avanzado mucho. Hoy el mercado nos ofrece más opciones como las correderas osciloparalelas, elevables y librillo.
Sistemas deslizantes o corredera avanzados. Imagen descriptiva.

En el sistema de corredera osciloparalela una hoja es fija y la móvil, es corredera y se desliza por delante de la fija. La hoja móvil al cerrarse se pone a la altura de la fija y su cierre estanco proporciona mayor aislamiento. Otra variante es la corredera elevable en la que la hoja móvil se levanta para deslizarse y al cerrar, baja reduciendo el espacio que existe y para proporcionar un cierre estanco.

El último sistema de cierre de corredera es el menos aislante. El sistema de librillo es muy estético y permite aprovechar al máximo el hueco de luz de las ventanas. En él, todas las hojas corren sobre un carril y pivotan sobre sus ejes, por lo que se pueden plegar como un acordeón y apartarlas a un lado de la ventana. Es muy recomendable para miradores y terrazas.

 

Hasta aquí llega este artículo dedicado a los sistemas de apertura para ventanas y puertas. Esperamos que te sirva para resolver tus dudas y para encontrar el sistema de apertura que necesitas para tu vivienda. Recuerda que cada sistema tiene sus ventanas y desventajas y que cada habitación o estancia está destinada a un uso.

Si tienes alguna pregunta o buscas asesoramiento antes de instalar desde ventanas en PVC a unas puertas de aluminio, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

 

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *